Asociaciones cannábicas de la región repudian los dichos del Senador Enrico

Política 23 de agosto de 2017 Por
Referentes de MACAME (Mamás Cannabis Medicinal Santa Fe), Mamá Cultiva Santa Fe y ASMECA (Asociación Medicinal Cannábica), salieron al cruce de las declaraciones del Senador, que entre otras consideraciones, llegó a afirmar: “la marihuana es mala porque envenena a los niños”.

Laura Acosta de MACAME (Mamás Cannabis Medicinal Santa Fe), dio a conocer un fuerte comunicado que expresa: “Señor Senador Enrico : Usted dice que la Marihuana es mala y que no se puede tener una planta ni adentro ni fuera de la casa por autocultivo . Yo le digo a usted : que las mamás antes de pelear una ley para el acceso y garantía del estado asegurar la medicina de nuestros hijos , Cultivaban Marihuana Señor y que las mismas eran la única esperanza para un montón de niñ@s y en especial Mi Hija , la esperanza de un día sin una convulsión , la esperanza de un día sin dolor!”

“Usted Señor Facho e ignorante no puede hablar de que ahora se utiliza el autocultivo como excusa medicinal , mientras miles de familias cultivan sus medicinas hasta que el estado garantice a toda la población el aceite gratuito ! A Usted Señor habla como tantos retrogradas desde el desconocimiento y prejuicio , Lo invito un día a convivir con un niño que convulsiona más de 100 veces por día !!
Retrograda es muy retrograda !!!”

santa fe al sur macame 2

Por por su parte, Erika Ato integrante de Mamá Cultiva Santa Fe, respondió a las declaraciones del Senador diciendo: “Senador Lisandro Enrico, me gustaría que se ponga en nuestro lugar como ir todos, todos, todos los días a una Terapia Intensiva infantil durante 6 meses y ver como mi hijo no puede despertarse y cada día que pasa uno sabe que tiene menos chance de vivir y al mismo tiempo compartir el dolor de otros papas viendo otros angelitos como dejan este mundo”.

“También podría ponerse en el lugar cuando un nene convulsiona porque tiene epilepsia refractaria y se rompe los dientes contra el piso y salen corriendo todos los días a la Guardia mas cercana mientras que el hermano sano limpia el charco de sangre!! Es muy fácil dar notas y decir que le parece mejor cuando jamas se puso en nuestros zapatos!! Usted que es tan creyente no tiene idea todo lo que hemos rezado las mamas por no volver a pasar por esa situación día tras día!! Hoy también rezamos para que cuando halla una nube negra no caiga piedras, para q nuestros cultivos de marihuana crezcan fuertes!! Y que se entienda bien!! Jamás desearía que alguien pase por lo que las Mamás Cultiva pasamos tan solo”.

ASMECA acusa a Enrico de hostigamiento

En un extenso comunicado que reproducimos a continuación, la organización refuta punto por punto las declaraciones del Senador y lo acusa de hostigamiento, durante la “agitada” agenda de Enrico en su “cruzada anticannabica” de la semana pasada:

La Asociación Cannábica Medicinal, REPUDIA categóricamente los dichos y actos del senador Lisandro Enrico; quien primero se mostró en contra del autocultivo de cannabis, luego se ratificó, posteriormente hostigó (usando como argumento el derecho a réplica) a un periodista integrante de esta Asociación en su lugar de trabajo, sostuvo que el cannabis envenena niños y, por último, mostró una vez más su ignorancia en la materia.
Los primeros dichos del senador Enrico fueron vertidos en el programa del periodista Pablo Almena, en la Radio Pública (88.1 Mhz Radio Municipal), donde, entre otros conceptos dijo: “No compartimos el autocultivo, no compartimos esa cuestión; nosotros creemos que la marihuana es mala, aunque la tengas en el fondo de tu casa es mala, es adictiva. (Para el uso medicinal) es otra cuestión, regulada, no como en algunos casos como ahora donde se está queriendo abusar de la figura para curar cuestiones que no tienen nada que ver. Todo consumo de sustancias adictivas es malo y, en el fondo, encierra un problema espiritual de la persona”. Desde esta Asociación consideramos que el senador se equivoca al realizar públicamente estas apreciaciones y así lo expresamos, también públicamente, a través de nuestro encargado de Prensa.
Posteriormente, el senador sale nuevamente al cruce, solicitando el derecho réplica; cuando en realidad la réplica correspondía a la Asociación y esta ya había hecho uso de ese derecho tal y como es la usanza, en el medio en que el funcionario hizo las declaraciones. Enrico aprovecha y se abusa de la profesión de nuestro vocero y pide una réplica a la réplica en un medio de comunicación donde NUNCA se habló del tema (F.M. 104.1 – La 100 Venado) pero que es la radio donde nuestro responsable de Prensa desempeña su tarea como periodista, dejándolo en una situación de inferioridad, ya que no puede responderle como integrante de la Asociación, sino que está obligado a hacerlo dentro de la política de comunicación del medio que es fuente laboral de nuestro compañero.
En esta particular “réplica”, el senador departamental vuelve a mostrar su ignorancia a lo largo de casi 20 minutos donde acusa al periodista de “hablar desde el desconocimiento o con mala intención” y sostiene, entre un verdadero delirio de conceptos, que “la marihuana es mala porque envenena a los niños”, que “el cannabis quema una parte del cerebro”, que es una “sustancia adictiva”, que el “cerebro es un músculo”, que no puede diferenciar el THC del CBD (componentes activos del cannabis) y, lo más grave, entra en flagrantes contradicciones, cuando argumenta que votó la ley de uso del Cannabis medicinal y que está a favor del uso para aliviar los síntomas de enfermos pero, a renglón seguido, repite su postura frente al autocultivo, dejando otra vez en claro su ignorancia que de la planta es de donde se saca el aceite.
Los tiempos y métodos de Enrico son una muestra de lo más retrógrado de su forma de ejercer la política: pone en el centro de atención la cuestión cannábica justo dos días antes de las elecciones primarias con fines claramente electorales, no se compadece de las personas que sufren hoy de patologías cuyas dolencias pueden ser paliadas con el aceite medicinal de cannabis y cuyo dolor no coincide con los lentos tiempos de la mentada burocracia; no muestra en sus declaraciones públicas fundamentos ni conocimientos suficientes sobre la cuestión de fondo y, por último, acosa a los voceros de la Asociación con maniobras mediáticas que poco aportan y mucho dañan al trabajo serio y desinteresado de este grupo. Tenemos la convicción empírica y clínica de los beneficios del aceite medicinal de cannabis y, desde ese lugar, sabemos con certeza qué implica el autocultivo responsable y regulado de la planta de marihuana. No admitimos las posturas arribistas ni autoritarias, rechazamos enérgicamente los discursos tribuneros del senador, porque día a día tratamos con personas que hoy mejoraron notablemente su calidad de vida, manifestamos estar a favor de la acción y no de las palabras y hacemos de nuestra bandera un cobijo real e inmediato para aquellos que sufren hoy y no cuando las leyes, muchas veces largamente demoradas, lo determinan. Enrico equivoca el camino y en lugar de reflexionar, poniéndose en las zapatillas de los miles de pacientes hoy tratados en la provincia de Santa Fe con esta alternativa, les dice que deben cortar su planta de la cual surge el alivio y tirarla, en vez de ponerse por una vez al servicio de las personas y no de la dialéctica. Trata a moribundos y desahuciados con la misma vara que a los delincuentes y los juzga desde esa dolorosa mirada. Les dice que no cultiven ni una planta en el fondo de la casa y que esperen que el gobierno, del cual él es parte en la Provincia y en la Nación, reglamente una ley incompleta y que deja la puerta abierta al enorme negocio de las farmacéuticas multinacionales. Lo que no dice es que esa espera será en el medio del horror cotidiano de un dolor inaguantable que quebranta el cuerpo y el espíritu al que alude, en el medio del espanto de las convulsiones, en el medio del desamparo que los deja fuera de la ley. Enrico, en síntesis, trata de forajidos y criminales a los enfermos sin salida que sólo buscan en una planta, en una simple planta, un poco de mejoría en su vida o de dignidad en su partida.

santa fe al sur asmeca

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar