Son 200 los evacuados en Santa Fe por las inundaciones

Hay tres departamentos complicados por las lluvias y el drenaje de agua desde otras provincias. Son 9 de Julio y Vera, que ya están bajo la declaración de emergencia hídrica, y General Obligado. Ahora hay temor por San Cristóbal. Las lluvias de este viernes profundizaron la crisis

La secretaría de Protección Civil de Santa Fe informó que en la mañana de este sábado los evacuados en los departamentos 9 de Julio y General Obligado ascendían a 200.

El detalle de los habitantes trasladados a refugios colectivos en el marco de la emergencia hídrica es el que sigue:

Departamento 9 de Julio

10 personas de dos familias en el Polideportivo de Villa Minetti

18 personas de siete familias en la iglesia de El Nochero

49 personas pertenecientes a 18 familias en el Polideportivo de Santa Margarita

Departamento General Obligado

49 personas de Campo Hardy

42 personas de Florencia

27 personas de Reconquista

5 personas de El Rabón

Las emergencia hídrica se profundizó este viernes con las nuevas precipitaciones en las localidades de Florencia, El Rabón y Santa Margarita.
Los departamentos más afectados son 9 de Julio, Vera –ambos bajo la declaración de emergencia hídrica– y General Obligado, a lo que se suma el alerta por lo que puede pasar en el de San Cristóbal. El gobernador Miguel Lifschitz había admitido que la situación complica “a todo el norte” de la provincia.

El mandatario santafesino puso énfasis en las múltiples causas del problema, que para las corporaciones de productores agropecuarios ya se extiende a 300 mil hectáreas. Lifschitz destacó que no sólo son las lluvias dentro de la jurisdicción que gobierna las causantes de los anegamientos. Cuestionó el manejo de suelos en una provincia vecina: Santiago del Estero. Dijo que en los últimos años avanzó con la frontera agrícola a costa de deforestaciones y canalizaciones clandestinas. En verdad, un cuadro del que Santa Fe no escapa.

Otro funcionario de la Casa Gris, el secretario de Recursos Hídricos, Juan Carlos Bertoni, tomó nota de las críticas de productores, expresadas en una reciente y tensa reunión con Lifschitz en Santa Margarita, sobre obras hídricas no terminadas. Pero aclaró que, para él, explican apenas una parte menor de la situación. Por el contrario, mencionó la complejidad del manejo del agua –contemplar con equilibrio las alternancias de inundaciones y sequías– y los efectos de las malas prácticas agropecuarias.

“La deforestación, los canales que no están adecuadamente registrados y fueron hechos de manera clandestina, la circunstancial obra de readecuación de la infraestructura ferroviaria que terminó resultando una barrera al escurrimiento. No sólo las obras”, refutó el secretario.

Insistió en que los escurrimientos deben realizarse por los cursos naturales. Pidió a los productores no actuar de forma individual con soluciones que perjudican al resto o tienen consecuencias negativas a futuro. Les reclamó que trabajen coordinados en los comités de cuenca y que no hagan “justicia por mano propia con el agua”.

Fuente: El Ciudadano y la Región web

Te puede interesar

Te puede interesar