Uruguay tiene su Plan Nacional de Agroecología

Medio Ambiente 22 de diciembre de 2018 Por
Se convirtió en Ley luego de ser aprobado por unanimidad por legisladores uruguayos. La iniciativa, autoría de productores familiares agroecológicos y organizaciones sociales, se centra en el principio político de la Soberanía Alimentaria.

agroecologia 2

El martes 11 de diciembre se aprobó en la Cámara de Diputados de Uruguay, el Plan Nacional de Agroecología, transformándose así en Ley. La iniciativa concitó la unanimidad de los diputados y diputadas, similar a lo ocurrido en el Senado y fue celebrado como un triunfo por parte de las organizaciones que impulsaron el proyecto de ley en 2015 como forma de “promover la Soberanía Alimentaria, a través de una alimentación adecuada y saludable, fomentando la producción de alimentos de calidad, sin contaminantes riesgosos para la salud” y “ampliar el número de productores bajo sistemas de producción, distribución y consumo de productos agropecuarios de base agroecológica” en zonas rurales, urbanas y peri urbanas.

El proyecto fue acompañado por más de cuatro mil firmas remitida por las organizaciones impulsoras del Plan: La Red Nacional de Semillas Nativas y Criollas de Uruguay, la Red de Agroecología de Uruguay y el capítulo uruguayo de la Sociedad Científica Latinoamericana de Agroecología, (SOCLA).

Tras la decisión unánime, se abre ahora un período de reglamentación y de integración de la Comisión honoraria que llevará adelante las acciones políticas e institucionales que sustancien el mencionado Plan.

Un camino recorrido hacia la reconversión

El proyecto que finalmente fue convertido en Ley tuvo como punto de partida un extenso proceso de discusión, que se iniciara en la 5ª Fiesta Nacional de la Semilla Criolla en abril de 2014, en Guichón, Paysandú. A ello se sumaron seminarios para conocer, por ejemplo el Plan Nacional de Agroecología y Producción Orgánica (Planapo) de Brasil, con la presencia del entonces Secretario Ejecutivo del mismo, Rogerio Neuwald, talleres en el marco de las fiestas y encuentros nacionales y regionales de la Red Nacional de Semillas Nativas y Criollas, así como de la propia Red de Agroecología.

En su fundamentación de la necesidad de avanzar hacia una política nacional de fomento de la Agroecología como clave de Soberanía Alimentaria, las organizaciones señalaban en 2015 que “en Uruguay, resulta innegable la creciente preocupación ciudadana por una alimentación saludable, libre de agroquímicos y transgénicos. Por otra parte, existe una creciente demanda social y ambiental vinculada a la calidad del agua, a la salud y condiciones de trabajo de las personas comprendidas en el sistema agroalimentario”.

Asimismo, dada la dilación en el tiempo que llevó la aprobación y las críticas desde el Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca, en julio de este año, las organizaciones realizaron un posicionamiento público en el que reclamaban el avance legal en términos de “derecho a consolidar un proyecto de agricultura emergido de más de 30 años en el país”, y aclaraban que lejos de “prohibir”, la acción territorial por la Soberanía Alimentaria “promueve estilos de agricultura saludables, resilientes, conservacionistas y más justos”.

Reconocimiento a los Productores familiares

En el debate parlamentario se subrayó que el sujeto al que apunta esta nueva norma es a los productores y productoras familiares de alimentos y su rol en la defensa de la biodiversidad, los territorios y las cuencas hídricas. Asimismo, se destacó el trabajo sostenido de más de tres décadas en el accionar desde los territorios tejiendo colectivos de promoción de la Agroecología. Por su parte, el haber obtenido la aprobación de esta norma otorga una formalidad que resultaba necesaria desde una mirada crítica del sistema agroalimentario en Uruguay y la región, partiendo de la defensa del Derecho a la Alimentación y de la Soberanía Alimentaria.

Finalmente, la Red de Agroecología, el SOCLA y la Red Nacional de Semillas Criollas emitieron luego de terminado el trámite parlamentario una declaración que reafirma el rol del Estado como garante de derechos como lo es el de la Alimentación adecuada y reafirma la necesidad de un marco legal capaz de amparar y promover procesos basados en la Soberanía Alimentaria, la producción de alimentos de calidad cuidando nuestro patrimonio natural (ecosistemas, agua, suelo, aire, biodiversidad), la salud de la población rural y de la comunidad en general, la permanencia e incorporación en la tierra de agricultoras y agricultores familiares y jóvenes; el rescate y valorización de las variedades criollas y nativas”.

Fuente: Bio Portal Santa Fe

Te puede interesar

Te puede interesar