Caso Zárate: empezó el juicio contra el futbolista acusado de abuso sexual

EMPODERADAS 05 de septiembre de 2017 Por
Este lunes por la mañana comenzó el juicio contra Alexis Zárate, el ex jugador de Independiente (hoy en Temperley) que en 2014 fue acusado de abusar sexualmente de Giuliana Peralta, por entonces la novia de su compañero Martín Benítez.
Alexis-Zarate-2

Este lunes por la mañana comenzó el juicio contra Alexis Zárate, el ex jugador de Independiente (hoy en Temperley) que en 2014 fue acusado de abusar sexualmente de Giuliana Peralta, por entonces la novia de su compañero Martín Benítez.

El proceso se desarrollará en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Lomas de Zamora -a cargo del Dr. Nicolás Plo- y constará de cinco jornadas: tres de testimonios y dos de alegatos. En el último día se determinará cuándo se dará el veredicto. De ser encontrado culpable, el actual jugador de Temperley enfrentará una pena que va desde los seis hasta los 15 años de prisión, según lo establecido en el Código Penal. Las pruebas que más lo complican, además de la denuncia de la joven, constan de whatsapps y mensajes de textos entre Giuliana y Benítez

Los hechos

El mediodía del 16 de marzo Patricia Urbina entró al cuarto de su hija Giuliana, la encontró en su cama, a oscuras, con las cortinas bajas y la cara hinchada de tanto llorar. “Abusaron de mí“, explotó de angustia la joven. La acusación era hacia Alexis Zárate, jugador por entonces de la primera división del Club Atlético Independiente, y el hecho, cercano: esa misma madrugada, apenas unas horas antes, en un departamento de Wilde.

“Enseguida llamé a mi marido y fuimos al lugar a ver si estaba, le gritamos que salga, que dé la cara, pero no había nadie. Esa misma noche hicimos la denuncia”, contó en su momento a Notas Patricia. El caso fue tomado por la Fiscalía N°4 de Avellaneda, a cargo de Guillermo Castro.

En la comisaría quinta de Wilde, Giuliana hizo su primera declaración y se sometió a las pericias e interrogatorios; más tarde, en el hospital, se realizó los análisis, hisopados y revisiones que indica el protocolo de abusos sexuales. “Salía mal, llorando. El que dice que una chica puede inventar que fue abusada es porque no tiene idea de cómo es todo esto“, dijo Patricia, haciendo alusión al tratamiento mediático del caso y a los prejuicios que rodean a las mujeres que denuncian violaciones. “Que no se manche el club“, había sido el primer comentario que retumbó en los canales de noticias.

La historia comenzó una noche en que Giuliana salió a bailar con amigas a un boliche de Quilmes, donde iba a encontrarse con Martín Benítez, otro jugador de Independiente con quien mantenía una relación hacía dos años. En el lugar, y después de un rato, Benítez le propuso irse para estar a solas: no tenían dinero para un hotel, así que fueron al departamento que Alexis Zárate, de 19 años, tenía en Wilde. Llegaron, se encerraron en una habitación, tuvieron relaciones sexuales y se quedaron dormidos.

Giuliana se despertó horas después, de madrugada, con Zárate metido en la cama, sosteniéndola desde atrás y abusando sexualmente de ella. Cuando logró soltarse comenzó a llorar y a gritar lo que había sucedido, hasta despertar a Benítez y a Christian Nicolás Pérez, otro futbolista (actualmente en El Linqueño, del Federal B) que había llegado al departamento más tarde. Zárate corrió a su habitación, se metió en su cama y se tapó hasta el cuello. Los otros dos intentaron calmarla.

La joven se fue sola en su auto. Llegó a la casa, se bañó y se acostó hasta el mediodía siguiente.

Las pruebas

“Gorda, yo te creo a vos, decime cómo estás“, le mandó Benítez por WhatsApp. Pérez también le escribió: “Éste está re borracho, no sabe lo que hizo, se quiere matar“. Pero Benítez fue más allá: “Decime que no hiciste la denuncia. No quiero que se me pudra todo en el club. ¿Cómo podemos arreglar?“. Los mensajes, que figuran en el expediente, forman parte de las pruebas que más complican al imputado.

“La única que padeció la revictimización permanente fue Giuliana. La citaban (para las pericias) en el mismo lugar y a la misma hora que a Zárate. Ella iba llorando por miedo a encontrárselo. Hay que tener en cuenta que esto ocurrió en 2014, cuando había menos conciencia de género”, dijo a la prensa la abogada Raquel Hermida Leyenda, defensora de Peralta, quien también insinuó que hubo “protección judicial” hacia el acusado por ser un futbolista con cierta fama.

Este lunes, Peralta declaró en la primera jornada del juicio como particular damnificada en la causa. También tendrán que prestar su testimonio ante el juez los futbolistas Martín Benítez y Nicolás Pérez. En los días posteriores será el turno de Javier Cantero, por entonces presidente de Independiente, y de Florencia Arietto, quien era jefa de seguridad del “Rojo”, entre otros. Zárate deberá estar presente en las audiencias, aunque puede negarse a declarar.

Carolina Rosales Zeiger – @caroerrezeta

Te puede interesar

Te puede interesar